Un respiro para Louis van Gaal

Martial celebrando el primer gol del partido. Foto via: manutd.com
El Manchester United de Louis van Gaal venía de empatar contra un equipo también sumergido en una crisis similar, el Chelsea. El partido había sido de un nivel bajo, así que el técnico holandés, tuvo que tomar -al fin- cartas en el asunto.
Así pues, United y Swansea se veían las caras en Old Trafford, donde había unos tópicos diferentes a tomar en cuenta. Los locales empezaron muy intensos (como el partido contra los ‘blues’), con una mayor amplitud en el campo y acercándose a una presión alta. El dibujo táctico de Van Gaal comenzó al principio con una línea de tres defensas compuesta por Blind, Jones y Smalling, mientras que Martial (con más movilidad y peso en el ataque) y Ashley Young actuaban de carrileros. Por otro lado, en el centro del campo juntó a Morgan Schneiderlin, Schweinsteiger y Ander Herrera, estos dos últimos más adelantados y con más peso en la organización y creación de juego. Finalmente, Rooney y Mata fueron las referencias ofensivas en el día de hoy.

Línea defensiva del Manchester United en el día de hoy actuando en la salida de balón.

Conforme iban pasando los minutos, los ‘red devils’ empujaban y metían en su campo al Swansea, que jugaba replegado, por lo que muchas veces, y gracias al cambio que hizo Van Gaal sobre las bandas, el Manchester United tuvo varias facetas que le permitieron mejorar en los ataques estáticos, casi siempre con Ashley Young siendo el mayor partidario en dichas acciones. De hecho, la banda derecha fue la más activa en el primer tiempo gracias a las continuas internadas del internacional inglés. Al mismo tiempo, en el centro del campo Schneiderlin fue un salva vidas. Cuando había mucho tráfico en media cancha, él se activaba para así buscar opciones, donde lanzaba y habitaba a su equipo a tener variantes en ataque.

Young envío 7 centros al área en el primer tiempo, siendo el más influyente en el juego. Vía Squawka.com

El segundo tiempo empezó como acabó el primer lapso, con un Manchester United totalmente volcado a la banda derecha, aunque van Gaal sustituyó a Phil Jones para dar entrada a Darmian, que pasó a ser lateral izquierdo, habilitando así una línea de cuatro defensas (Darmian, Blind, Smalling y Young) y cambiando por completo el dibujo táctico del inicio de partido. De este modo, el United solo jugó con un central natural (Smalling) durante todo el segundo juego, ya que Blind tendía a irse sobre su izquierda o hacia el ataque.
Al final, un centro colgado desde la banda derecha por Young fue rematado por Martial, que empalmó el balón de manera espléndida, dándole así la ventaja a los suyos. Los galeses no querían quedarse atrás, por lo que tuvieron constantes llegadas y paradójicamente todas llegando por el sector de Darmian, puesto que Barrow se convirtió en una pesadilla para el italiano, creando en 45 minutos, tres ocasiones de gol.
A falta del central natural, Alan Curtis notó ese déficit en la defensa de los diablos rojos y con ayuda del mencionado Brown y Sigurdsson fueron mandando balones aéreos a la zona de Blind y Smalling, donde un balón del islandés y un cabezazo de Ayew retumbó el palo izquierdo de De Gea. Minutos más tarde, un balón a la espalda de Darmian y una diagonal del centrocampista del Swansea, donde Blind no alcanzó a llegar, dio hincapié al empate de los cisnes, siendo un cabezazo de Sigurdsson el causante de la acción.

Acciones de Ayew y el gol de Gylfi.
Sin embargo, el United no perdió el ritmo del encuentro, por lo que las vías de escape terminaban siendo las mismas que toda la tónica del mismo. Así que de nuevo la jugada del segundo gol vino sobre una banda, que esta vez fue en la de Martial. El francés conectó un pase hacia Wayne Rooney que terminó dándoles el triunfo. Anthony encaró a Rangel y tiró la diagonal para que Rooney fulminara la jugada de tacón con el pie izquierdo. Debido a la rápida reacción, pensábamos-al menos- que el United caería en juego defensivo en los minutos posteriores. Y no fue del todo así. La asociación entre Martial y Rooney, junto a la de Juan Mata, hiló muchos pases y algunas oportunidades de gol.
En los últimos minutos, los visitantes se fueron al ataque pero sin apenas ninguna ocasión clara de peligro más que el tiro de esquina en el último minuto con el que Fabianski casi logra empatar. Van Gaal cambió su estrategia y parece que es la vía más asequible para ganar confianza y tratar de convencernos aunque, de momento, aún no lo ha hecho.
Pases entre Martial y Rooney durante el partido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*