El Derby County no quiso ganar

Los oficios no son para siempre, sobre todo si te encuentras en la cuerda floja de un club tan aprensivo como el Manchester United. Van Gaal tenía el reto más fácil pero uno de los más determinantes, vencer al Derby County de Paul Clement en la FA Cup. Los ‘Rams’ llegaban  tras cinco partidos sin conocer la victoria, aunque situado en los puestos de playoff de la Sky Bet Championship. Para ello, Van Gaal no bajó la guardia y puso a su once de gala. Un 4-2-3-1 con Mata de enganche, Lingard en el lado derecho, Martial por el izquierdo, Morgan y Fellaini de contenciones, el uruguayo Varela de lateral derecho y por el otro Cameron Jackson.
Foto via: bleacherreport.com
Paul Clement no quería que su medio campo fuera superado y por eso mandó a jugadores de presencia para plantar una postura rigurosa en esa zona: Thorne de medio centro, Butterfield de volante por derecha y por el lado zurdo Bradley Johnson. Lo que sí quedó claro es que buscaría internarse por las bandas de los ‘red devils’, por lo que Tom Ince y Blackman, eran los responsables de subministrar a Chris Martin de balones.
La intención del Derby empezó siendo clara: los delanteros comenzaron a presionar la salida solamente de Blind, focalizando al neerlandés, puesto que es el jugador de la recua defensiva que  mejor maneja el balón y puede mandar balones frontales.

Del otro lado comenzaron a combinar Martial y Rooney. El francés ya se entiende mejor con Wayne Rooney, y en muchas ocasiones durante el partido notamos que Fellaini dejaba la posición de medio centro y subía a buscar el juego directo o en ataque posicional, apoyando la zona de creación y para que la superioridad numérica fuera a favor de los visitantes.
Esa fue la vía principal, triangulaciones entre Fellaini, Rooney y Martial. Sin embargo, el Derby County empezó a replegarse, tratando de buscar con balones largos a Martin, pero el delantero se encontraba en muchas ocasiones solo frente a Blind y Smalling. En una jugada por la banda izquierda, se juntaron Anthony y Borthwrick Jackson, que posteriormente trataron de crear peligro con jugadas rápidas.
Después del gol, el United comenzó a mover el balón con diagonales, por lo que Clement notó lo predecible y cambió el esquema táctico. De hecho, el Derby County empezó a ser más agresivo buscando los espacios que Fellaini dejaba al subir al ataque, lo cual tuvo un buen resultado para el técnico inglés.
Fellaini sube en ataque pero no regresa a defender

El gol del Derby County llegó justo antes del descanso: Martin logró ganarle la posición a Smalling, que dejó un espacio grande que aprovechó Thorne llega para llegar e igualar la contienda. Sin duda, esa jugada dio hincapié a tener la mejor actuación de los locales. El cambio de lado de jugadores como Blackman e Ince fue clave para disparar el arco de De Gea, sobre todo al notar que la inexperiencia de Jackson diera mucho colchón a la creación de oportunidades por ese costado.
El segundó tiempo fue una continuación del primero. Los de Paul Clement siguieron atacando por las bandas, aunque las ocasiones no fueron tan peligrosas como en la primera parte. En ese trance, el Manchester United despertó otra vez y tuvo más la pelota. Blind tuvo protagonismo y en una jugada donde Martial creó de manera indirecta, el propio Blinf se la dio a Lingard para que mandara una diagonal a la espera del remate del ex jugador del PSV, donde la conectó de buena forma y puso de nuevo por delante a los de Van Gaal. Después llegó el tercero: una jugada, otra vez por el sector zurdo, partió de que Martial mandara un balón retrasado a Mata y el español no perdonó para poner la cifra definitiva de 3-1.
Esta vez los de Van Gaal se enfrentaron a un equipo con herramientas para competirle futbolísticamente, sobre todo por lo visto al final de la primera parte y a principios del segundo, pero la mentalidad del equipo pequeño no dejó ver a un equipo grande implorando clemencia. Sin embargo, una vez más, el Manchester United dejó entrever que siguen sin ser dominantes y sin tener las ideas claras. Tocará mejorar.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*