Pep Guardiola, un ilustre de la creatividad

Pep Guardiola y David Silva durante un partido del Manchester City

Dieciséis victorias consecutivas, algo fácil de decir y no tan difícil de creer. Hace un año se hablaba del esquema táctico de Antonio Conte que hacía al Chelsea funcionar casi como un reloj suizo, y ahora se podría llegar a decir que lo de Pep Guardiola en el City está siendo incluso mejor. La pregunta ya dejó de ser si el Manchester City iba a poder superar a Manchester United, Chelsea y Tottenham para terminar primero en la Premier League, ahora es si este equipo puede terminar la liga inglesa invicto.

Pero, ¿por qué el City ha cambiado tan drásticamente con respecto a la temporada pasada? La respuesta se encuentra en el medio del campo. Aun teniendo a una defensa bastante mejorada con respecto a la temporada anterior, un ataque que incluye a dos extremos muy habilidosos como lo son Sané y Sterling, y delanteros centros con gran movilidad, el City ha encontrado el motor para mover al automóvil en su medio campo. Pocos podrán argumentar que De Bruyne y David Silva son los mejores mediocampistas de la Premier League esta temporada. Su gran versatilidad y precisión para mover el balón es algo envidiable y pasaremos a analizar el porqué.

El Manchester City comenzó la temporada con una formación 3-5-2, con la que se esperaba pudiera encontrar el mejor fútbol de este equipo y durara un largo tiempo. No fue así. Las lesiones de Vincent Kompany y Benjamin Mendy comenzaron a crear fallos en el nuevo sistema. Otro problema que tenía esta formación era que, teniendo que cumplir acción defensiva, Sané, Sterling y el recién incorporado Bernardo Silva, no tenían preferencia sobre laterales como Kyle Walker y Danilo. Pero luego de ver que Sané y Sterling estaban haciendo grandes actuaciones siendo recambios, Pep Guardiola decidió hacer un cambio matemático, restando a un delantero y un central, y sumando 2 extremos. Con esto Guardiola regresó al sistema 4-3-3 con el que fue tan exitoso en el Barcelona.

En Kevin de Bruyne y David Silva, el estratega catalán ha encontrado a sus nuevos Xavi e Iniesta. Ambos fueron criados como extremos y su genialidad táctica los ha llevado a cumplir tanto las funciones de un 8 y un 6, como de un 10 y de un 11. El Manchester City ataca en una forma simple pero brillante. Los extremos siempre buscan el espacio, por más reducido que sea, entre los laterales y los centrales del equipo contrario, en ese momento es cuando se vuelven importantes el belga y el español. Su genialidad para poner un pase en ese espacio antes mencionado, referido muchas veces como el bolsillo (the pocket) hace de este sistema algo muy efectivo. Ambos jugadores se combinan entre ellos, haciendo transitar el balón por todo el terreno de juego y buscando pasarlo a los extremos, a un lateral que se incorpore al ataque, o crear una triangulación con el delantero centro y un extremo frente al área. También pueden ser usados como un 10 porque saben conducir, driblar y entrar por el medio para hacer tiros largos (especialidad de Kevin de Bruyne), o para buscar un remate en el área chica en ciertas jugadas a balón parado como lo ha hecho últimamente David Silva cuando encuentra la red. Por último, pueden cumplir la función de un 11 cuando los extremos entran al área y ellos se tiran al costado para buscar el balón cruzado. Prueba de esto es que el Manchester City es el equipo con más goles asistidos por un centro en la Premier League esta temporada.

A todo esto, se suma Fernandinho, un jugador que ha funcionado más como un eje en un sistema con 3 mediocampistas que como un doble pivote cuando era la pareja de Yaya Touré. En el sistema que tiene a dos medios creativos se necesita a un mediocentro defensivo, función que el brasileño ha cumplido a la perfección, convirtiéndose en uno de los mediocampistas más efectivos y subestimados en Inglaterra y Europa. Jugando como un tercer central ha apoyado a una defensa que tiene en Fabian Delph un nuevo lateral izquierdo con poca experiencia en esa posición y que había tenido muy pocos minutos jugados con Pep Guardiola. Además, el canarinho sabe distribuir el balón en salida para dárselo a los habilidosos.

Este Manchester City luce cada vez más imparable y es aspirante a más de un título esta temporada. Con este sistema 4-3-3 saliéndole a la perfección a Pep Guardiola, a veces se siente como ver al Barcelona en la época de oro de su medio campo. Si mantienen esta regularidad, quién sabe si alguien podrá detenerlos en el camino a la gloria. La idea la sigue mejorando Pep.

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. A otro nivel - Espacio Premier
  2. Community Shield 2018: Chelsea 0-2 Manchester City | Espacio Premier

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*