Lingard, eres necesario

Cuando el héroe es discreto

Jesse Lingard ha renacido con el Manchester United.
Jesse Lingard está siendo el mejor jugador de campo del Manchester United. (Photo by Jan Kruger/Getty Images)

Cuando de ti se trata, lo primero que pasa por mi mente es una pregunta muy simple: ¿en quién te has convertido? Es así de simple porque, hace tres años, siendo mucho más joven y enclenque, no vislumbraba la clase de jugador que podrías ser. Y esto es lo que le ha pasado a Jesse Lingard en los últimos años.

Cuando debutaste bajo Louis Van Gaal, con los grandes, la grada pensaba que no tenías lo necesario para vestirte del enorme Manchester United. El equipo pasó un año paupérrimo con David Moyes y, aunque junto al holandés no cambiaron demasiadas cosas, te pusiste a trabajar.

Y así seguiste, lento y de a poco, acumulando minutos, creciendo detrás de otros nombres que pasaron por el club. Fuiste haciéndote tu espacio a costa de tantas críticas negativas que, en ocasiones, te pidieron fuera. Te ibas uniendo a ese grupo de futbolistas que los aficionados no querían aceptar. Ahora, frente a ese escenario, estás a un nivel superior. El fútbol te ha ido demostrando su maldad y su benevolencia. Buscando la segunda, luego de cuatro cesiones, el juego te sonrió con nombre y apellido: José Mourinho.

Mou desató al verdadero Lingard

Quien no haya advertido aún el peligro que causas por banda y con tus diagonales se ha perdido de una buena pasada. El hombre indicado para hacer explotar tu talento está sentado en el banquillo de Old Trafford. Con Mourinho, has encontrado tu espacio, tus verdaderas capacidades y, más importante aún, una confianza altísima en las mismas.

Has jugado por fuera, pegado a ambas bandas buscando la línea de fondo. También te metes hacia adentro por ambos flancos. Por si algo faltara, inclusive te desempeñaste como delantero centro cuando los planteamientos eran como rezos por no caer del top cinco liguero. Ésta confianza es la que ahora te tiene convertido en una pieza valiosa para Mourinho y el equipo. Sin importar que salgas desde la banca, comienzas a dar muestras de saber cómo, cuándo y en dónde aparecer. Indudablemente, ello beneficia al conjunto. De paso, te hace ostentar una racha que saca al United de problemas que entre once no han podido resolver.

Lingard celebra una de sus anotaciones. Foto: Daily Mirror

Pero más allá de lo que hay de presente, contigo el futuro va pintando para ser cada vez mejor. A pesar de detonar a los veinticinco, resultas ser un baluarte para épocas venideras. Fungirás como un jugador que sabe sembrar el peligro en el arco rival. Y vas aún más lejos porque, en adición a ésta prospección, la madurez que dejas como estampa va creciendo junto a tipos de gran talento empacado en diferentes talentos.

Ahora, y si todo sigue el curso actual, para Mou y por el bien del equipo, tú eres necesario, Jesse.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*