Liverpool – Roma: la «vendetta» del 84

En 1984, la AS Roma perdió su única final de Copa de Europa, contra el Liverpool.

Liverpool vs Roma 1984
El Liverpool consiguió su cuarto entorchado. Foto: Esto es Anfield

El Liverpool ha alcanzado hasta en siete ocasiones la final de la UEFA Champions League, habiendo ganado cinco de esas finales, un estupendo porcentaje. En 2018, cuenta con una nueva oportunidad de jugar la madre de todos los partidos de clubs, situación muy diferente a la AS Roma. Los italianos jamás han levantado «la orejona», siendo solo finalistas en una ocasión. Precisamente, fue el Liverpool el que privó a los romanos de levantar su primera Champions, en una final de trágico recuerdo para cualquier aficionado a la Roma. 34 años después, la eliminatoria Liverpool – Roma mandará a uno de los dos a una nueva final de Champions.

Liverpool – Roma: la final del Olímpico

Los italianos se plantaron en la final tras eliminar al Goteborg, al CSKA de Sofía, al Dinamo de Berlín y al Dundee United, o lo que es lo mismo, a los campeones de Suecia, Bulgaria, Alemania y Escocia. LA final se disputaría el 30 de mayo en su feudo, el Olímpico de Roma. Oportunidad histórica para los romanos.

El Liverpool había ganado las finales de 1977, 1978 y 1981.

Por su parte, el camino a la final de los reds había sido algo más complicado. Derrotando a Odense, Athletic Club, Benfica y Dinamo de Bucarest. El equipo dirigido por Joe Fagan aspiraba a sumar su cuarta champions, solo  siete años después de ganar la primera (1977).

Primeros penaltis en una final de la historia

Roberto Pruzzo igualó justo antes del descanso el tempranero gol de Phil Neal, y el marcador no se movería más en los 120 minutos de juego. La tanda de penaltis marcaría el destino de aquella final (primera vez en la historia que una final se resuelve a penaltis). Con el fallo del defensa Steve Nicol, el partido se le puso de cara a los locales. Sin embargo, un héroe no esperado entraría en acción, el portero de los ingleses, el zimbabwense Grobbelaar, guardameta cuanto menos poco tradicional.

Héroe Grobbelaar

gettyimages.com

El arquero empezó una danza, tan extraña como eficaz, ya que primero Bruno Conti, y después Francesco Graziani, fallaron sus lanzamientos. El primero la tiró directamente fuera, el Graziani se encontró con el larguero. Allan Kennedy, que en 1981 había hecho el gol de que derrotaba al Real Madrid en la final, anotó el penalti decisivo y le dio a los reds su cuarto título. La Roma se quedó sin el título, y aún 34 años después, se le resiste. En 2018 puede tener una oportunidad única de redención.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*