Cinco tareas para José Mourinho

José Mourinho en el Manchester United

“Este no es mi equipo. Este no es ni la mitad de mi equipo.” Estas fueron las duras declaraciones de José Mourinho tras ser humillados por el Liverpool en la International Champions Cup. Dirigidas a criticar a la plantilla que el Manchester United usó de pretemporada, con la destacada ausencia de sus más grandes figuras por las vacaciones post-Mundial.

Se encienden las alarmas. José Mourinho entra en su tercera temporada al mando del Manchester United y el ambiente no podría ser más hostil. El técnico luso y su especial carácter arrogante previo al arranque de la Premier League contra el Leicester City han creado desconcierto en las predicciones para los Red Devils. Ha llegado al punto en donde la afición del Manchester United está juntando el dinero para darle su finiquito y sacarlo del equipo.

Esta temporada promete muchísimos desafíos para Mou y su inteligencia al mando del banquillo podría salvarlo de perder su puesto. Entre dichos desafíos estos son los 5 más importantes:

5. Mejorar la reputación europea

Tras caer la temporada pasada ante el Sevilla de forma ridícula, el conjunto dirigido por Jose Mourinho espera tener una mejor actuación a nivel continental. Si bien su nivel está por debajo de varios equipos europeos, el objetivo será llegar más lejos que la pasada temporada y si son eliminados, que sea de manera digna.

El sorteo puede que les favorezca menos, pues sus últimos rivales en fase de grupos fueron el Basilea, el CSKA de Moscú y el Benfica. Ahora les puede tocar un cabeza de grupo como Real Madrid, Barcelona, Bayern Múnich, Juventus o Paris Saint-Germain. En 3 semanas se sabrá su destino. Si bien no debe ser la prioridad del equipo, involucrarse en la Champions League nunca está demás y le puede ganar el respeto de la afición.

4. No quedarse atrás en el Big Six

Las plantillas del Big Six siguen creciendo: el Manchester City sigue siendo el reloj suizo que construyó Guardiola; el Liverpool ha reforzado sus puntos débiles; el Tottenham de Pochettino sigue evolucionando; y los nuevos proyectos de Chelsea y Arsenal parecen estar encaminados hacia un buen futuro. Esto preocupa al Manchester United, que ha visto cómo únicamente han llegado tres refuerzos en el mercado estival, y ninguno de ellos sube el nivel.

Aunque el Manchester United acabó en segundo lugar en la pasada Premier League, el equipo se ve bastante endeble frente a sus rivales. Sus últimos resultados contra el Big Six han sido positivos en su mayoría, pero esto puede cambiar si no se mejora una defensa sin una sola garantía, las tácticas poco arriesgadas y un sube y baja de actuaciones por parte de jugadores cruciales. Si Mourinho y los suyos no se cuidan, pueden acabar fuera de los puesto de Champions League.

3. Mejorar la relación con el vestuario

Todos conocen muy bien ya a Mourinho; puede hablar muy bien o muy mal de los jugadores de su equipo. No tiene puntos intermedios, para él es necesaria la humillación pública de quien jugó mal, así como los halagos interminables a quien(es) le es más fiel a su mentalidad de juego. Eso, por lo general, crea en el vestuario grupos divididos, un tema que ha sonado mucho en la órbita de Old Trafford.

Durante este mercado de verano se habló en repetidas ocasiones de un posible conflicto entre el técnico y la estrella Paul Pogba. Mino Raiola habría negociado con el Barcelona y la Juventus para hallarle un nuevo hogar al reciente campeón del mundo. La directiva se ha negado a vender al jugador y rechazó una oferta del Camp Nou que incluía al colombiano Yerry Mina, uno de los objetivos incumplidos de Mourinho que ha acabado en el Everton.

Además de Pogba, al Manchester United le convendría arreglar la relación del banquillo con jugadores como Anthony Martial y Luke Shaw, que tienen potencial suficiente para ser parte de este equipo. También tiene cosas por resolver en la academia: los canteranos no han llenado las expectativas del estratega portugués y un mejor vínculo podría generar oportunidades para las promesas.

2. Darle identidad al equipo

Si algo se han preguntado la afición y los analistas deportivos es ¿a qué juega este Manchester United? Mourinho es un técnico defensivo por excelencia, pero sus tácticas se han visto muy pobres en varios partidos. Hay ocasiones en las que juegan con alta intensidad los primeros minutos y el resto del partido es monótono, otras en las que hay intervalos muy amplios entre las jugadas de ataque, otras en que no hay llegadas claras hasta el minuto 60 y pueden caer 3 goles en 15 minutos, y así sigue y sigue la lista.
Los sistemas han variado entre 4-2-3-1, 4-3-3 e incluso algún 4-4-2, pero no se sabe con exactitud por cuál terminarán optando. Parece que el 4-3-3 es la mejor opción para darle más posibilidad de ataque a Paul Pogba y sus extremos cuentan con más libertades.
Si bien no se lograron los fichajes esperados, la incorporación de Fred le funciona al planteamiento 4-3-3 y, aunque el mismo Mou lo dude, esta plantilla tiene talento para superar sus expectativas.

1. Mourinho tendrá que evitar la maldición de la tercera temporada

Todo aquel que ha seguido la carrera de José Mourinho sabe que este suele complicarse durante su tercera temporada en los equipos. Le pasó en su primera estadía en el Chelsea, cuando su relación con Roman Abramovich tuvo una caída inesperada. Luego en el Real Madrid, su tercera temporada fue nefasta, donde tuvo conflictos muy sonados con Iker Casillas, Sergio Ramos y Cristiano Ronaldo. Más recientemente, su segunda estadía en el Chelsea se vio complicada en la tercera temporada desde el principio, donde un desencuentro con Eva Carneiro y varios pesos pesados del vestuario le obligaron a dejar el equipo a mitad de temporada. 

Ruedas de prensa polémicas, peleas con superestrellas, conflicto con la directiva del club y un vestuario dividido parecen ser síntomas de una inminente salida de Mourinho por la puerta de atrás si los resultados no se dan. Su experiencia le da un valor especial que debería poder aplicarse a un club con tanta hegemonía como el Manchester United, pero su arrogancia es lo que posiblemente lo aleje de llevar a esta plantilla a su máximo potencial. La paciencia se le acaba a Ed Woodward con Mourinho, y no es desproporcionado predecir que si los resultados no se dan desde el principio, el equipo de Old Trafford estará en búsqueda de un nuevo técnico en los próximos meses.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*