¿Es culpable Conte del fracaso del Chelsea en Premier League?

Peligra el puesto de Antonio Conte en el Chelsea
Antonio Conte durante un partido del Chelsea esta temporada. Foto: Evening Standard

Ocho meses han bastado para que en el entorno del Chelsea se olvidaran del título de Premier League conquistado la temporada pasada. Un convulso mercado de fichajes, donde Diego Costa y Nemanja Matic dejaron su sitio a Morata y Bakayoko, y una temporada irregular en Premier League, están lastrando a un equipo que ha cambiado mucho en actitud y juego en los últimos meses. Antonio Conte vuelve a estar en boca de todos, pero esta vez por una razón bien distinta: ¿Es culpable de la situación del Chelsea? Tres de nuestros redactores debaten sobre la crisis de juego y resultados por la que pasan los blues.

La opinión de @Alberto_YNWA

Conte es un entrenador con mucho carácter, para bien o para mal. Comenzó la temporada enfadándose con la directiva y eso ha repercutido en el plano deportivo. El Chelsea se ha gastado mucho dinero entre ambos mercados de fichajes pero no se nota una mejora sustancial en la plantilla. Es más, se podría decir que es un poco peor que la de la temporada pasada. Recordemos que ganó la Premier League con solvencia, compitiendo de más a menos y no tuvo que competir en Europa.

Comenzando por las bajas, las más sensibles fueron las de Diego Costa, el delantero diferencial y la de Matic, el metrónomo. Costa era muy complicado de mantener porque se trata de otro hombre con mucho carácter, que estaba peleado con casi todos en el Chelsea y que deseaba volver al Atlético de Madrid. El caso de Matic es más paradigmático. Parecía que el serbio iba a disputarse un puesto de titular con Bakayoko, partiendo con la ventaja de haber sido clave en la temporada anterior, pero la decisión fue venderlo a un rival directo. En cuanto a las altas, más dudas que certezas. Morata, un delantero con buenas condiciones pero sin experiencia en ser la punta de lanza de un club de élite europea. Comenzó la temporada muy bien pero poco a poco se ha ido diluyendo. De su determinación y acierto de cara a gol dependerá gran parte de la temporada. Bakayoko está rindiendo bien. Ha provocado un cambio de sistema, algo buscado por el propio Conte. Cesc ha vuelto ha llevar el timón del equipo, tras una temporada irregular y el propio Bakayoko y Kante se turnan en cubrir el resto del centro del campo. El banquillo tampoco ha sido reforzado en exceso lo que deja el sistema de juego demasiado dependiente de mantener la puerta a cero y de que Hazard deje algún chispazo que se traduzca en gol.

En resumen, se ha fichado sin tener un objetivo colectivo claro en mente, lo que suele ser un error. Esto ha provocado que el sistema no evolucione y los resultados empeoren. Conte parece que empieza a tener muchos más argumentos para abandonar Londres que para continuar.

La opinión de @Erick_Pastora 

Antonio Conte en definitiva es responsable de esta debacle blue. El técnico italiano tomó un equipo campeón y lo convirtió en uno que pelea por llegar a Champions. Las salidas de Terry, Matić y Costa fueron claves en la caída, junto con fichajes que no lograron llenar los huecos que quedaron, y un sistema, en su momento revolucionario, que ha dejado de funcionar. Desde el verano Conte quiso que la directiva cumpliera sus caprichos con fichajes más de nombre que de necesidad y que ahora reflejan las malas decisiones tomadas. La arrogancia del italiano lo ha llevado a tener una relación irreparable con los dirigentes del club por sus constantes críticas en declaraciones a la prensa y a desperdiciar el talento de un equipo que podría estar apuntando a más, gracias al mal planteamiento de partidos, y de la temporada en general. Una sombra del Chelsea de hace apenas un año, este equipo no ve la luz al final del camino.

La opinión de @Ryugarato

Si bien el Chelsea fue el principal rival del Manchester City a principios de temporada en lo que a términos clasificatorios se refiere, a día de hoy pelea por no perder por segunda vez en tres años el tren de la Champions. Y es que prensa y aficionados hablan muy rápidamente de fracaso, pero es el enfoque que elijamos sobre la gestión de Conte el que sirve de contexto para refrendar esta condición. Con una plantilla magnífica de tres cuartos en adelante y la aportación de cara al gol por parte de sus defensas españoles, los blues sufren en la sala de máquinas, pues el técnico italiano abusa del doble pivote Kanté-Bakayoko en detrimento de un creador de juego experto como es Cesc Fàbregas, que ha perdido muchos minutos en referencia al primer tercio de temporada; y a todo ello se suma la sequía de Morata, que no anota desde el 26 de diciembre. ¿Es todo negativo? En absoluto. Hazard está firmando una de sus mejores temporadas, Marcos Alonso se ha destapado como un lanzador de faltas magnífico y da la sensación de que pueden dar la campanada en su cruce contra el Barcelona. Con el título de Premier League perdido desde hace más de un mes, cómo de lejos llegue en Champions determinará el grado de éxito o fracaso alcanzado por Conte. Si llega.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*